Centro Cristiano Hispano de Springdale

 

En el año 1995, los hermanos Eddie & Becky Cantú, invitados en ese entonces por la misionera y Directora del Proyecto Hispano 2000 la hna. Janie Wead, llegan a la ciudad de Rogers AR, para apoyar a los pastores de la iglesia en dicha ciudad. Ya, el Señor había puesto una carga en ellos por servir, una pasión por las almas. Así que atendiendo al llamado de Dios y la necesidad aquí en Arkansas, vinieron de apoyo. Sin saberlo, Dios estaba preparando el camino para la obra que se abriría en la ciudad vecina de Springdale.
Había una población creciente de hispanos en Springdale, los hermanos Cantú comenzaron a visitar unas familias, que serian los primeros frutos, reuniéndose en una casa, miembros de estas familias aceptaron al Señor, dejando el licor, la vida vieja, comenzaron a conocer al Cristo vivo, sus vidas fueron transformadas. Se incrementó el número de asistentes. La hna. Janie les hace la invitación a ser pastores y abrir una iglesia nueva en Springdale, a lo cual los hnos. Cantú aceptaron, dando inicio al Centro Cristiano Hispano de Springdale!

No teniendo lugar donde reunirse, alquilaron un edificio viejo. La iglesia Victory Church fue de apoyo para la nueva iglesia que recién iniciaba. La iglesia continuaba creciendo, superando pruebas, Dios es fiel. De ahí, Dios les abrió puertas para congregarse en la First Assembly of God, una iglesia amiga que apoyó mucho la obra. Y en el 2003, después de mucho tiempo de espera, esfuerzo, trabajo arduo, sacrificio, con la ayuda de hermanos voluntarios y los hermanos RV’ers se logró construir el edificio propio. Con una capacidad para 300 personas, era un sueño hecho realidad, con salones para enseñar la Palabra a niños, jóvenes y adultos, un lugar de encuentro con Dios y de hermandad con los demás.

En la actualidad, la iglesia Centro Cristiano Hispano de Springdale, sigue adelante. Es la sede para el Instituto Bíblico CHEB sección Noroeste, donde se capacitan futuros ministros del Evangelio. Apoyando misioneros, también jóvenes de nuestra propia iglesia a otros países para predicar el evangelio. El sueño continua, tener dos servicios en los domingos, construir un nuevo santuario, tener una Escuela de Misiones y más. Con la ayuda de nuestro Dios lo lograremos.